¿Sabes qué es persuadir? Significa inducir a alguien -con razones- para que crea o haga algo (RAE). 

El copywriting va de persuadir. Es una técnica de redacción que busca que el lector reaccione y actúe frente a un mensaje de marketing. En concreto: pretende conducirlo hacia la compra de un producto o servicio.

Si el Copywriting implica viajar desde la lectura a la acción, me pregunto: ¿cuál es la ruta que deben tomar las palabras para persuadir y vender?

Copywriting - Redacto Texto

Photo Credit: JoshMacDonald via Compfight cc

CINCO FÓRMULAS PARA CONSEGUIR UNA REDACCIÓN PERSUASIVA:

Si quieres saber cómo persuadir con las palabras y usar el copywriting para redactar páginas web, boletines, landing pages, cartas de venta, eslóganes o anuncios, estas 5 rutas pueden ayudarte a llegar a ese destino.

1. PONTE EN LOS ZAPATOS DE TU CLIENTE

Vende más un argumento emocional que una descripción. Míralo en este titular:

Tómate un respiro

 

¿Por qué “Tómate un respiro” puede persuadir mejor que “Te ofrecemos el mejor viaje del mundo”, por ejemplo?

Tómate un respiro se percibe como parte de un diálogo entre amigos, se expresa con cercanía, usa palabras cotidianas y comunica el valor real de ese viaje tan anhelado.

El segundo mensaje es una promesa comercial que debes haber leído muchas veces en algún folleto.

Ponerte en los zapatos de tu cliente demuestra que entiendes su anhelo. Si le hablas con el tono de Tómate un respiro, es porque sabes qué le preocupa, qué busca y qué le hace feliz. Ese texto es casi un acompañamiento y además le da al usuario una excusa para comprar (justo lo que necesita). Resume, en tres palabras, lo que un viaje significa.

No puedes sentir empatía por todo el mundo, pero es imprescindible que la establezcas con tu cliente ideal. Si todavía no lo has identificado dale una mirada a este post y recuerda que la mejor manera de reconocerlo es esta: es ese usuario que está dichoso de trabajar contigo.

¿Otro ejemplo de mensaje cargado de empatía?:

 Los domingos de invierno nadie quiere moverse de casa. Te llevamos la cena.

Intenta redactar uno teniendo en mente a tu cliente y tu servicio o producto. ¡Toca su fibra emocional!

 

2. ESCRIBE SOBRE LO QUE DE VERDAD LE IMPORTA

Un cliente suele ser curioso y exigente. Y siempre tiene prisa.

Quiere la mejor solución para su problema y la necesita para ayer. Además de una promesa, busca contenido expresado en forma directa para saber más y tomar decisiones sin perder el tiempo.

Escribe sobre lo que es importante para tu audiencia. Ofrécele datos que aporten resultados y le ahorren tiempo (dinero). Las cifras, rutas y beneficios concretos le ayudan a decidir si te contacta o no.

No le des vueltas al texto. Escribe destacando tus ventajas, punto. Pero siempre desde la perspectiva de lo que interesa a tu cliente, no hablando de ti.

Los de Celeritas van al grano. Ofrecen soluciones de una forma muy directa (para empresas e-commerce) y con recuadros que señalan al usuario lo que le importa: el seguimiento del pedido y los puntos de recogida.

Mira:

Celeritas

 

La persuasión, en Copywriting pasa por simplificar y facilitar las cosas, pero diciéndolas de una forma que impacte. Construye mensajes para hacer fácil el siguiente paso, explicar cómo funciona tu producto y destacar lo que  hace único a tu servicio.

¿Más fórmulas para comunicar lo importante?:

-Escribe desde una perspectiva distinta, usando el humor¿Gastos de envío? Olvídate de eso. Te lo entregamos gratis.

-Enumera, pregunta/responde o despliega los textos como una guía para aclarar todas las dudas de tu cliente. Por ejemplo, como lo hacen en Nanobox:

 

Nanobox

 

3. DESPIERTA AL GIGANTE: EL DESEO

Una vez que has capturado la atención de tu cliente poniéndote en su lugar y señalando lo que necesita, es hora de despertarle el deseo por lo que vendes o promocionas.

El deseo es un impulso difícil de controlar porque nos hace creer que con esto o aquello estaremos mejor.

Su motor es una especie de sensación de vacío que hay que llenar.

¿Con qué? Con los beneficios y ventajas tangibles o intangibles de tus productos o servicios.

Por ejemplo, si vendes mobiliario para hostelería y tu cliente es el dueño de un restaurante, sabes que desea comprar muebles que resistan el uso -incluso brusco- que reciben a diario las sillas y mesas de un negocio. Querrá mobiliario de calidad para revalorizar su inversión.

Así que exprésate con firmeza, pon énfasis en las palabras y haz realidad su deseo:

Rak. Sillas y mesas que si duran

 

Recuerda que en hay palabras que tienen la fuerza para captar la atención del usuario y hacerlo actuar.

Estos vocablos imprescindibles en la redacción publicitaria ayudan a que tu mensaje no pase desapercibido: tú, gratis, nuevo, sí, ahora, son algunas de las palabras poderosas que deben estar en tu texto.

¿Y el tono de las palabras? Elígelo según tu estrategia:

 

-Usa el sentido de urgencia:
¿Se te acaba el tiempo para aprender inglés? Apúntate en nuestro curso exprés.
-Ofrece testimonios para reforzar tu credibilidad y autoridad.
Entérate de lo que dicen de nosotros.

 

4. CUÉNTALE UNA HISTORIA, ES DECIR, EMOCIÓNALO

Las historias funcionan porque conectan y humanizan.
Conectan a tu cliente con una experiencia y humanizan los productos y servicios.

En marketing, si cuentas historias puedes conseguir que tu cliente:

  • entienda tu visión del negocio
  • se identifique contigo
  • se solidarice con tus logros
  • comprenda los procesos
  • conozca quién eres y qué te impulsa a actuar y vender

Como las historias se basan en las emociones y la motivación, son el terreno perfecto para persuadir.

En la web de Baume & Mercier abundan las historias, contadas con palabras y fotos que hablan de la personalidad de la marca.

Entre las que me gustan está la que describe cómo se diseña, perfecciona y produce un prototipo de reloj. Mientras leía Un complejo rompecabezas pensaba en la meticulosidad y el tiempo que encierra la hechura de cada pieza. Y me imaginaba al relojero sobre su mesa de trabajo, casi inmóvil, entregado a su tarea…

Al final, todas esas sensaciones aproximan al cliente al producto.

 

Beume & Mercier

A la hora de contar historias en marketing, intenta:

  • tocar el lado lúdico/placentero de tu audiencia.
  • destacar el buen hacer.
  • construir relatos con suspenso, para atraer.
  • hablar de logros, recompensas, metas alcanzadas.
  • y sobre todo, utilizar metáforas encantadoras y comprensibles, que hagan sonreír.

 

5.  PÍDELE QUE ACTÚE

Nuestros padres nunca se cansan de decirnos que las acciones valen más que las palabras. Y nos repiten, incluso ahora que somos adultos: hazlo ya, ve a por ello, ¿qué estás esperando?, consíguelo ahora.

¿Por qué? Bueno, en parte para educarnos en los valores de hacer más y hablar menos y además porque también saben que de tanto insistir, quizás acabaremos haciendo lo que nos piden.

Allí está el detalle persuasivo del llamado a la acción.

El llamado a la acción es el Empujón Final (así, con mayúsculas) que necesita tu cliente para darle clic al botón de colores.

Es la petición directa que puede hacer que la visita del usuario pase al siguiente nivel. Es la gota de persuasión que colmará el vaso.

¿Y qué debería tener ese llamado a la acción para ser efectivo?

Lo que no debe faltarle nunca es un verbo en voz activa.  Agrega nombres, selecciona los adverbios y evita los adjetivos. Luego, utiliza el tono que mejor se adapte a la estrategia que has preparado para llegar a tu cliente.

Una fórmula imperativa:
Pincha ahora y cambia tu vida

 

Una expresión cotidiana:
Vale, venga  (de Birchbox)

Birchbox

 

Una pregunta que involucre:
¿Te animas a empezar?

Un reto:
Consigue el resto  (Del newsletter de Copyblogger)

Una invitación entusiasta o seductora:
¡Hablemos! / Explora / Descubre  /Únete

O una petición directa y relajada, como la de Pay Pal:

PayPal

 

 

¿Qué te han parecido estas rutas para viajar al corazón del Copywriting?

¿Te queda más claro cómo persuadir con las palabras?

¡Dime qué opinas en los comentarios!