¿Estás pensando en renovar o finalmente lanzar tu propia web?
¿Ya tienes en agenda la reunión con la empresa que desarrollará tu proyecto?
¿Tienes al programador (o informático), al diseñador y te falta el redactor?
Si has respondido sí, continúa leyendo.

Qué hace un redactor web -Redacto Texto

Foto Skeeze/Pixabay

 

Acto 1

Llegas a la empresa de desarrollo web escogida. Llevas un maletín con:  los apuntes de tu idea de negocio (o tu business plan), un antiguo catálogo impreso que incluye objetivos, misión, visión y valores, los textos con el esbozo de algunos contenidos, tu iPad y muchísimo entusiasmo. “Por fin voy a tener mi web. Mis beneficios se multiplicarán. Todos sabrán de mí. Quedará genial”, piensas.

Acto 2

Te reciben el desarrollador manager (encargado de la arquitectura de la información y de la línea interactiva del sitio), el diseñador (especialista en diseño centrado en el usuario y en paquetes de diseño Ps, Illustrator, Flash, Fireworks), el programador (dedicado al WordPress, XHtml, Css, Javascript, Php y MySql, entre otros) y el especialista en SEO y SEM (para encargarse del posicionamiento en buscadores y la estrategia de marketing online). “Mucho gusto, estamos todos. Comencemos”

Acto 3

Se pasa revista a la estrategia de comunicación y al branding. Se determina la cantidad de pestañas que se necesitan para desplegar el contenido. Se menciona la velocidad que requiere la web, los derechos de propiedad, de fotos, de música. Se revisa el dominio y se conversan las opciones de hosting y la seguridad del sitio (nadie quiere ser víctima de hackers). Se miran algunas plantillas para determinar estilos de diseño. Se tocan temas como la competencia, el posicionamiento, la rentabilización del site, la analítica, las copias de seguridad y las actualizaciones. “Vale, empezamos hoy y ya le llamaremos para reunirnos en un par de semanas para ver una primera prueba”, te dicen.

¿Cómo se llama la obra?

Se escuchan sugerencias.

writing-675083_1280

Foto Pwardpt0/Pixabay

 

Preguntas:

¿Quién va a poner en palabras los objetivos y propuestas de valor de tu web para atraer clientes?

¿Quién expresará en forma escrita la trayectoria y estrategias de tu negocio?

¿Quién transmitirá tu filosofía de negocio utilizando una redacción persuasiva, correcta y coherente, orientada al marketing?

¿Quién contará historias y experiencias sobre tu marca para hacerla visible?

¿Quién insertará las palabras clave en el texto?

¿Quién la dará estilo y tono a la escritura de tu web?

¿Quién hará que ese contenido resulte ingenioso, útil e interesante?

¿Quién incorporará palabras poderosas al contenido?

¿Quién escribirá pensando en tu usuario o cliente ideal?

En fin: ¿quién hará que la web de tus sueños se LEA y VENDA?

—/—

A estas alturas de la obra ya debes tener claro qué hace un redactor web por tu proyecto web. Pero te voy a dar tres razones más para que en la próxima reunión te asegures de su presencia:

1. Cifras. 80% de los consumidores web valoran el contenido disponible para decidir la compra.

2. Emocionalidad. Los seres humanos respondemos a las historias contadas con ritmo y claridad. Cualquiera que sea el tema de la web, el lenguaje preciso y enfocado en el marketing conducirá al usuario a dónde quieres: que compre.

3. Sentido común. A las palabras hay que darles forma y encanto; no arrojarlas sobre la web. Solo con una redacción organizada puedes transmitir el mensaje adecuado y ganarte el corazón (y el bolsillo) de tu cliente.

Al igual que el programador, el diseñador y el analista SEO, el redactor es un aliado estratégico a la hora de hacer una web.

Y tú, ¿qué opinas?  ¿Qué nombre le pondrías a la obra?