Al hablar y escribir, hay algo que tiene más poder que las palabras. Es una cualidad que transmite emociones, expresa energía y revela la verdadera intención de lo que decimos. Puede ayudarnos a conseguir resultados o a revertirlos. Puede conmover o generar rechazo. Es algo que marca el ritmo y define el estilo de la comunicación. ¿Quieres saber por qué el TONO es tan importante?

Photo Credit: Isengardt via Compfight cc

Photo Credit: Isengardt via Compfight cc

La RAE define el tono como el modo particular de decir algo según la intención que se tenga. La etimología de la palabra señala que viene del latín tonus, que a su vez deriva del término griego “tensión”. Es decir, el tono viene a expresar una medida o escala que podemos ajustar para organizar lo que queremos decir o escribir.Así como hay un tono para hablarle a las personas, también hay un tono para escribir en la web.

A la hora de redactar suele ser efectivo tener esto en mente y preguntarnos: ¿cómo le voy a hablar a mi lector web? Si apenas tenemos segundos para capturar su atención más vale considerarlo: la fidelización empieza con el tono de la escritura.

Para atrapar la atención del usuario, establecer vínculos y convencerlo de que “navegue” en nuestro site, es indispensable utilizar el carácter, la energía, la orientación y la fuerza de las palabras. Como siempre que hablamos de textos, el tono debe apuntar hacia unos objetivos y surgir de una estrategia de marketing de contenidos.

Hay que redactar contenidos web con una inflexión planificada y adaptada a una estrategia. Además de la norma básica de escribir corto y claro, hay distintos tonos y cada uno resulta efectivo para atraer y conservar usuarios:

ESPONTÁNEO. Es el tono ideal para incorporar las palabras claves a los textos. La escritura se trabaja para insertar los vocablos que nos interesa de manera natural y simple, buscando que inviten a la lectura. El tono espontáneo expresa que las palabras están allí para que las lean las personas y no solo los robots de los buscadores. Equivale a escribir fluido, sin artificios, como si estamos contando una historia y no vendiendo. Aplica para toda la web.

DIFERENCIADOR. Al señalar lo que nos distingue podemos enganchar al usuario. Es el tono esencial para la página de inicio y debe ser empático para interesar al visitante en nuestros productos de manera natural y amigable, pero con colorido. Debe expresar que merece la pena conocernos. Lo diferenciador se expresa con un enfoque moderadamente entusiasta para motivar al usuario sin abrumarlo. Es más efectivo con oraciones y frases cortas y directas.

DESCRIPTIVO. Es útil para redactar las páginas de servicios y productos, exponer lo que se ofrece y resaltar el valor de las áreas estratégicas del negocio. Este tono navega entre ser elocuente y directo. Permite delinear las funcionalidades del producto, resaltar lo que nos diferencia de la competencia y ser directo. Apunta a escribir sólo lo necesario, lo que interesa comunicar al lector para impulsar la venta.

CONVINCENTE Y COLABORADOR. Es básico para presentar la web y decirle al usuario quién eres y por qué puedes ayudarlo. Es ideal para hablar de los logros, la historia de la empresa o los casos de éxito, porque muestra el saber hacer como quien cuenta una historia. Es más efectivo que insertar un listado de logros, titulaciones académicas o galardones. El tono convincente expresa lo que se ha conseguido con la humildad de quien se dispone a dar más, es decir, ser útil al cliente.

CONVERSACIONAL. Es el tono del blog. Como herramienta de intercambio, interacción con los usuarios y posicionamiento, el blog requiere una escritura cercana, que inspire confianza y eso se alcanza con un tono llano, sincero y franco. Este matiz se inspira en el diálogo, la interacción natural y el coloquio, ofreciendo al lector un espacio de reciprocidad, donde fluyan la buena energía y la actitud positiva.

INMEDIATO. Es el tono vital para invitar al usuario a la acción. Se usa en la página de Contacto para hacerla efectiva y en todos los destacados que tengan como objetivo que el usuario haga algo (los llamados a la acción). Se acompaña con palabras asociadas a lo inminente: ahora, urgente, rápido, oportunidad. Esta inflexión tiene vigor, pero no debe caer en la jactancia o exigencia repetitiva. Equivale a expresarse con carácter, pero sin renunciar a la gentileza.

¿Conoces otros tonos que deberíamos incorporar a la redacción de textos web?